Cuando una mascota se nos va


La muerte de una mascota es muy triste y puede causar mucho dolor en la familia, sin duda es una gran pérdida, y mientras más tiempo la mascota haya convividos con nosotros mayor será el dolor. Para los adultos probablemente sea más fácil reponernos de este dolor, pero para los niños es mucho más difícil, probablemente sea la primera pérdida que afronta un niño en su vida, por eso, al suceder este acontecimiento, debemos darle toda nuestra atención y dedicación, ya que ellos son más susceptibles al dolor y mas vulnerables. Ellos se preguntarán que fue lo que pasó, ya que para los niños la muerte es un tema desconocido, la paciencia es muy importantes en estos casos, algunos padres rápidamente quieren suplir la pérdida con otra mascota de iguales características, y eso es un error, se recomienda esperar un tiempo prudente, por el lógico que la mascota que se fue no es la misma que viene, y no debemos subestimar a lo niños, porque aunque no sepan muy bien el tema de la muerte, no son tontos, y se podrían sentir estafados. Lo mejor es esperar hasta que el propio niño de la iniciativa de una nueva mascota. Para las personas de la tercera edad la pérdida es muy dolorosa, ya que estas personas suelen encariñarse en demasía con su mascota, sobre todo si son personas que utilizan a su mascota como compañía, es por eso que hay que estar muy atentos a estos casos, sobre todo con nuestros seres queridos.

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Te invito a comentar el articulo y contarnos tu experiencia